Mundo

Psicólogo afirmó que darle celulares a niños es una “irresponsabilidad familiar”.

Según un reconocido Psicólogo, darle celulares a niños menores de 10 años es una “irresponsabilidad familiar”.

Según el especialista en familia y en infancia, David de Cubas, lo esencial era enseñarle a los niños a tomar “decisiones conscientes”, más que establecer normas y reglas.

Los celulares y tablets se han transformado durante los últimos años en herramientas esenciales en la vida cotidiana de cada persona, tanto para el trabajo como para la entretención y esparcimiento.

Esto ha penetrado de tal forma en las familias que los niños que han nacido durante las últimas décadas han crecido con aparatos tecnológicos de este tipo en su día a día, por lo que se han podido criar de otras formas distintas a las de sus padres.

Y es común ver en algunas personas que permiten el uso de celulares inteligentes en sus hijos desde que son bebés, en muchas ocasiones para evitar que éstos niños se aburran y que así tengan otras formas de entretención muy diferentes a las de años anteriores.

A pesar de lo bueno que puede ser para un niño educarse a través de las nuevas tecnologías, ya que existen más posibilidades al momento de acceder al conocimiento, también hay algunos padres que, según el psicólogo familiar e infantil, David de Cubas, han notado que sus adolescentes crecen sin hábitos de lectura y que desarrollan pocas actividades al aire libre.

Según información de Osegredo, el psicólogo es un conocido enemigo de que los padres le ofrezcan este tipo de dispositivos a niños menores de 10 años, ya que él lo ve como “un acto de irresponsabilidad familiar“.

El especialista explicó que los padres muchas veces no tienen conocimiento sobre los contenidos a los que sus hijos tienen acceso, y que el uso de celulares por parte de los menores de edad es excesivo en la mayoría de las veces.

Además de eso, dijo que los padres tenían la tendencia a quitarle estos dispositivos como forma de “castigo”, lo que puede provocar secuelas a largo plazo en su relación, la cual puede centrarse únicamente en estos aparatos.

De Cubas también agregó que los cerebros de los niños menores de 10 años todavía tenían zonas que no estaban del todo desarrolladas ni maduras, por lo que su restricción y regulación podía evitar “comportamientos agresivos en el futuro“.

Finalmente, el especialista explicó que esto era algo que debía evaluarlo cada familia, ya que cada padre tenía su propia dinámica con sus hijos. Junto con esto, agregó que lo más eficaz era controlar los horarios de los niños y enseñarles a tomar “decisiones conscientes“, más que establecer reglas y normas.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar